lunes, 22 de mayo de 2017

Ghost, más allá del amor



Ghost, más allá del amor Cartel
Si hiciéramos una encuesta para descubrir cuál es la mejor película romántica de todos los tiempos, estamos convencidos de que en el top ten nos encontraríamos como mínimo con: “Los puentes de Madison”, “El diario de Noa”, “Ghost, más allá del amor”, “Titanic”.

Hoy, en pleno revival de grandes clásicos del cine comercial reciente que estamos llevando a cabo en este rincón, recuperamos uno de los grandes clásicos del cine romántico, “Ghost, más allá del amor”.  Estrenada en 1990 y protagonizada por Demi Moore, Patrick Swayze y Whoopy Goldberg pronto se convirtió en lo que 27 años después aún es, un auténtico clásico.

La historia nos desplaza directamente al Manhattan (Nueva York) de comienzos de la pasada década de los 90. Allí nos encontramos a Sam Wheat (Patrick Swayze), un ejecutivo de banca e inversiones y a Molly Jensen (Demi Moore) artista escultora de cerámica. Ambos forman una moderna pareja a punto de estrenar un nuevo piso en la Gran Manzana.

Entre el estrés de los movimientos de dinero y la dificultad de expresar en palabras sus sentimientos Sam y Molly van avanzando en su piso y en su relación, hasta que una noche, después de una velada romántica y una sesión de teatro, Sam y Molly son atacados en un callejón.

Durante el forcejeo entre el atracador y Sam, la pistola del primero se dispara y sale corriendo perseguido por un enfurecido Sam. Más rápido que nuestro protagonista, el ladrón acaba desaparecido ante la impotencia de Sam quien decide volver junto a su amada. Cuando lo hace se da cuenta de la cruda realidad encontrándosela llorando desconsoladamente mientras abraza a su ensangrentado cadáver.

Totalmente desconcertado, Sam sigue a Molly por todas partes sin que esta pueda verle, mientras descubre que no es el único fantasma que deambula entre vivos. Cuando acepta su nueva situación y descubre que puede ayudar a Molly, se lanza en búsqueda de alguien que pueda ayudarle a comunicarse con su amada, escogiendo para ello a la falsa médium Oda Mae (Whoopi Goldberg).

La verdad es que de “Ghost, más allá del amor” os queremos remarcar varios puntos.  El primero de ellos y quizá más sorprendente, es el desarrollo argumental y ritmo narrativo de la película, ya que, cuando uno piensa en un drama de dos horas de duración enseguida teme un ritmo excesivamente lento y es esta ocasión, nada más lejos de la realidad, el ritmo de “Ghost “ es vivo y trepidante sin olvidar en ningún momento el drama que viven Sam y Molly.

La segunda cosa a remarcar es la brillante Banda Sonora Original de “Ghost” con unos temas que enseguida pasan a formar parte de nuestra vida con una brillantísima “Unchained Melody” sonando en los momentos más especiales.

Interpretativamente el trabajo más brillante de “Ghost, más allá del amor” lo lleva a cabo la gran Whoopi Goldberg dando vida al imprescindible personaje de la farsante Oda Mae, siendo capaz de aportar el toque humorístico en medio de un gran drama. Moore y Swayze están correctos y convincentes dando vida a unos personajes que difícilmente olvidaremos.

Mucha gente considera “Ghost, más allá del amor” como un drama demasiado azucarado (pastelosa la tildan algunos), pero nosotros no lo creemos así, es más, la consideramos una película imperdible que todo el mundo debería ver, como mínimo, una vez en su vida.

Nuestra nota final para “Ghost, más allá del amor” es de un 9 sobre 10.




Título original: “Ghost” – 1990 – USA
Dirigida por: Jerry Zucker
Duración: 127 minutos
Género: drama, drama romántico, thriller 


lunes, 15 de mayo de 2017

Regreso al Futuro II



Regreso al Futuro 2 Cartel
Cuatro años después del estreno y posterior éxito en taquilla de “Regreso al Futuro” llegó a nuestras pantallas la que sería la segunda parte de la trilogía, “Regreso al Futuro II”. Al revés de lo que uno puede imaginarse de las secuelas, en esta ocasión hay que reconocer que esta cogió por sorpresa a todos, ya que de entrada, la historia de “Regreso al Futuro” era una historia cerrada en un único capítulo.

De todas formas y como ha ocurrido con muchas de las cintas comerciales, el absoluto éxito el taquilla de la primera parte de “Regreso al Futuro”, provocó que Robert Zemeckis (el director y guionista de la saga) y su equipo tuvieran que ponerse las pilas para crear una nueva historia que enlazara como un guante con lo explicado en la primera parte.

“Regreso al Futuro II” empieza justo en el momento en que terminó la primera parte, con Marty McFly (Michael J. Fox) y Jennifer montándose en un modificado DeLorean después de que Doc (Christopher Lloyd) fuera a buscarles alarmado por la situación de peligro que sus hijos tendrán en el futuro, sin contar con que un fracasado pero igualmente malo Biff les está observando.

Desde 1985 (época en la que viven los protagonistas de la cinta) viajan hasta un, ahora pasado, lejano futuro de 21 de octubre de 2015. Una vez en el Hill Valley de 2015 Doc se ve obligado a dormir a Jennifer ya que muestra tal emoción por conocer su futuro que podría poner en riesgo la continuidad temporal de sus vidas.

El objetivo de su viaje a 2015 no es otro que evitar que Marty Junior acabe en la cárcel por culpa de Griff (el nieto de Biff). Haciéndose pasar por su propio hijo, Marty vence a Griff cambiando así el desalentador futuro que espera a sus hijos, todo ello ante la atónita mirada de un Biff que recuerda que él mismo había vivido una situación muy parecida en el pasado.

Poco antes de dar por finalizada su aventura, Marty compra un almanaque con todos los resultados deportivos desde 1950 hasta 2000 con el objetivo de poder hacer alguna apuesta ganadora, pero Doc, consciente que esto desvirtuaría la finalidad de su máquina del tiempo, obliga a Marty a deshacerse del almanaque, lo cual este hace a regañadientes.

Cuando se disponen a recuperar a Jennifer, quien ha sido traslada a su futura casa por la policía, y antes de que el encuentro del ‘yo’ de la chica con su futuro ‘yo’ cause una paradoja temporal, Biff se hace con el almanaque y el DeLorean para hacer de las suyas.

Cuando Marty, Doc y Jennifer regresan a su 1985, ya nada es igual, pues alguien ha cambiado la línea temporal y su 1985 ya no existe. Aunque nuestros protagonistas querían dar por zanjadas sus aventuras con la máquina del tiempo, deberán ponerse las pilas para arreglar el desaguisado temporal que encuentran a su regreso.

No os vamos a engañar, aunque “Regreso al Futuro II” consigue hilvanar correctamente la nueva historia con el argumento de la original, se queda en las puertas de la misma en cuanto a frescura y originalidad, basando su argumento casi exclusivamente en las paradojas temporales tanto en el pasado como en el futuro.

Interpretativamente hablando, esta segunda parte aporta realmente poco a la primera ya que, ambos protagonistas principales (Michael J. Fox, Christopher Lloyd) continúan estando perfectos tejiendo los auténticos personajes de su carrera interpretativa.

Con todo, nuestra nota final para esta buena segunda parte de “Regreso al Futuro” es de un 7 sobre 10.




Título original: “Back to the Future. Part II” – 1989 – USA
Dirigida por: Robert Zemeckis
Duración: 105 minutos
Género: Ciencia ficción, secuela, comedia 







Otras partes de la saga:

"Regreso al Futuro" - 1995   


 
viernes, 5 de mayo de 2017

Regreso al Futuro



Regreso al Futuro - Cartel
Aunque la mayoría de nosotros presumamos de tener los pies en el suelo, no sé cuántas veces habremos valorado la posibilidad de realizar saltos en el tiempo, tanto para ver lo que nos depara el futuro como, a la vez, para intentar alterar esas situaciones dolorosas que tanto nos han marcado en el pasado. ¿Os ha pasado verdad? Apostamos a que sí y que además, si las contáis tendríamos tantas historias distintas como personas nos estáis leyendo, por eso cuando alguien consigue llevar esta situación a la gran pantalla es casi, un éxito asegurado.

Aunque son muchas las películas que tratan este tema (“El efecto Mariposa”, “Frequency”, “Atrapado en el tiempo”, etc.) con esta entrada os queremos hablar de una cinta que marcó un antes y un después en el cine de ciencia ficción ya que transcurridos más de 30 años desde su estreno, continúa siendo todo un clásico del género, por si no lo habéis descubierto aún, hoy os queremos hablar de “Regreso al Futuro”.

“Regreso al futuro” nos lleva directamente al año de su estreno, un ya lejano 1985, allí nos encontramos a Marty McFly (Michael J. Fox), un joven de 17 años que vive en Hill Valley (un pequeño pueblo ficticio de California) con sus padres, George y Lorraine, el primero un fracasado sin carácter y la segunda una alcohólica sin demasiadas opciones en la vida.

Un día, Marty va a visitar a su amigo Doc (interpretado por Christopher Lloyd), un excéntrico científico, aunque lo único que encuentra en su casa es un auténtico caos y una providencial llamada del mismo Doc indicándole que esa misma noche debían encontrarse en el parquin del centro comercial de la ciudad.

A la hora convenida Marty se encuentra con Doc quien le enseña una máquina revolucionaria, un DeLorean que a la vez actúa como máquina del tiempo cuando alcanza la velocidad de 140 km/h (o 88 Millas por hora), y todo debido a un invento de Doc, el “condensador de fluzo” que funciona con energía nuclear.

Durante una de las pruebas, Marty es desplazado a un desconocido Hill Valley de 1955. Atrapado treinta años atrás en su tiempo y sin una carga de plutonio que le permita regresar, Marty decide ir al encuentro del Doc de 1955 y pedirle ayuda intentando a la vez que sus acciones no alteren definitivamente el año al que pertenece Marty.

Argumentalmente no nos extraña que “Regreso al Futuro” fuera todo un éxito en su momento y que, aún hoy en día, haya mucha gente que revisiona esta cinta cada vez que la emiten por televisión ya que partiendo de una idea muy básica, presenta al espectador la disyuntiva de la “paradoja del tiempo” en la que cualquier cambio en el pasado puede alterar totalmente la vida que conocemos e incluso nuestra propia existencia.

Desde el punto de vista interpretativo poco a decir de los trabajos de los dos protagonistas de la historia, ya que tanto Michael J. Fox como Christopher Lloyd consiguen hacerse tanto con sus personajes que consiguen una simbiosis total a tres bandas, personaje – actor – espectador convirtiéndolos a la vez, en los personajes de sus respectivas carreras.

También nos gustaría remarcar el trabajo de Robert Zemeckis (director y guionista de la cinta) y su equipo ya que consigue dotar a “Regreso al Futuro” de un ritmo narrativo y consistencia  muy inusual en productos de este estilo, manteniendo aún a fecha de hoy gran parte de su frescura y encanto.

Por nuestra parte, la nota final de “Regreso al Futuro” es de un 8 sobre 10.




Título original: “Back to the Future” – 1985 – USA
Dirigida por: Robert Zemeckis
Duración: 116 minutos
Género: Ciencia ficción, comedia